¡Justicia por Santiago Elías!

Hoy se cumplen tres años del asesinato de Santiago. El 13 de noviembre de 2014, el prefecto retirado Alejandro Javier Goñi salió de una heladería hacia su auto Peugeot 207 estacionado en Hipólito Yrigoyen y Seguí, Adrogué, partido de Almirante Brown. Vio a unos muchachos cerca del coche y apuntó sobre Santiago. Le disparó en el pecho, en los riñones y por la espalda.

69

Hace tres años que Santi nos falta en el potrero de los viejos monoblocks de su barrio de Llavallol, donde se calzaba su buzo de arquero de River y pasaba largas horas entre sus amigos. Daniel, su papá, lo sigue recordando con su enorme sonrisa, tan característica y pícara. Extraña, además, ese compañerismo y complicidad que tenía con sus hermanas. Santi tenía 16 años y quería terminar el secundario: “Tenía muy claro que no quería depender de ningún puesto precario en la municipalidad. Por eso quería estudiar y ser despachante de aduana, eso planeaba cuando terminase la secundaria”, cuenta su papá.

Hace pocos meses que la carpeta de la causa, que fue paseada largo tiempo por los Tribunales de Lomas de Zamora, se encuentra en las últimas instancias en la UFI n° 4 Fiscalía de Menores, donde ya llamaron a indagatoria a Goñi bajo la caratula de homicidio y solicitaron nuevas pericias. Esto fue posible gracias a la inclaudicable lucha de familiares y amigxs en las calles.

Estas historias en las cuales el Estado nos mata un pibe, se repite en cada barrio, en cada esquina. Bajo el discurso de “inseguridad”, el gatillo fácil se instaló en las calles que transitan los pibes y pibas, a los que le inculcan que su futuro no les pertenece. Porque el vacío de recursos para seguir estudiando o para tener un trabajo las fuerzas de seguridad se lo llenan con balas. Apagan su destino, le arrebatan sus vidas. Si no, los dejan a oscuras, los encierran en sus propios barrios, no los dejan salir.
Pero ante esto, tambien están las familias y amigxs, como la de Santi, que transforman su rabia y dolor en organización y lucha.

 

¡Santiago presente, ahora y siempre!
¡Basta de matar a nuestros pibxs!
¡Basta de gatillo fácil!