Marcos Acuña, ¡PRESENTE!

193

 

Marcos Acuña, fue fusilado a los 22 años, el 28 de agosto de 2015 por el prefecto Juan José Silva en el barrio de La Cañada, Quilmes.

Hoy, a dos años de su asesinato lo recordamos.

¿Quién era Marcos? Padre de una chiquita de apenas un año, hijo y compañero de Inés, mujer a la que amaba y acompañaba a todas partes, con la que compartía la pasión de ser hincha de boca entre tantas otras cosas.

Un pibe humilde, de barrio, que como muchos y muchas “paraba en la esquina” con sus amigos. Un joven que evidentemente, como todo pobre, molestaba.

Esos guardianes del poder que andan sueltos en la calle vestidos de azul, de chapa y gorra, creen que pueden decidir que hacer con nuestras vidas, en este caso, la de Marcos. Inmediatamente después de la muerte, vecinos, familiares y amigos se manifestaron en el barrio en repudio al asesinato.

Los mismos fueron reprimidos por la comisaría 5ta de La Cañada, comisaria en la que Silva, el asesino, prestaba servicios. Pensaron que de esa manera los iban a callar, que con sus palos y sus balas, el miedo iba a silenciar el pedido de justicia. Pensaron mal.

Hoy la causa por el fusilamiento de Marcos Acuña espera fecha de juicio, la lucha incansable de su madre, familiares, amigos y organizaciones lo conseguimos.

Falta que Juan José Silva pague por su crimen, que no pise ni una sola calle más, que no vuelva a tocar a ningún pibe ni piba. Sólo falta la justicia, Silva, nosotros ya te condenamos.

Marcos vive en la memoria de nosotros y nosotras, en los goles de boquita, en la risa de los pibes, en las calles de su barrio, en la sonrisa de su hija y en la lucha de su madre.

¡Justicia por Marcos Acuña!

¡Ni un pibe, ni una piba menos, ni una bala más!

Comments

comments