Hace unos instantes nos llegó por distintos canales información que aun no hemos podido corroborar, mediante la cual se denuncia que el enorme operativo montado por el Ministerio de Seguridad de la Nación a propósito de la realización del 32° Encuentro Nacional de Mujeres en la provincia de Chaco, habría tenido sus primeras repercusiones: Gendarmería Nacional, apostada en las rutas de acceso, habría detenido micros de corta y larga distancia que llegan a la ciudad de a miles para participar del evento.

Según se expresó, hacen frenar a los vehículos para requisar las pertenencias y realizar un cacheo general de las pasajeras. Efectivos varones revisan a las compañeras mujeres y trans, y mientras las demoran piden como condición de soltura la constatación de domicilio, en lo que hace a un procedimiento tan irregular como ilegal.

No sabemos a ciencia cierta si esto está ocurriendo o no, pero no nos sorprendería en lo más mínimo. Es evidente y de público conocimiento, que esta construcción histórica que cada año se fortalece y se afirma como un creciente proceso de transformación social y organización popular, es una preocupación y un problema grande para los intereses económicos y políticos del gobierno nacional, y los sectores de poder que representan. No sería para nada extraño que respondieran del mismo modo que lo hacen siempre: con más represión.

En cualquier caso, denunciamos el accionar de las fuerzas de “seguridad” del Estado, y hacemos responsable al gobierno nacional y al provincial, por cualquier repercusión, incidentes, o intento de impedir la realización de las actividades tal y como estaban planificadas.

Quieren asustarnos, porque juntas les tapamos la sombra. Son ellos en realidad quienes nos tienen miedo. Que les quede bien clarito: no van a poder callarnos. Su inquietud nos fortalece.

Compañeras, ¡cuidémonos entre todas! Siempre DNI encima; carga y crédito en el celular. Evitemos tomar decisiones individuales, y llevar elementos “cuestionables” que les sirvan de excusa para facilitar una detención. Lo más importante es que estemos todas, con la misma fuerza con la que salimos, y redoblemos cuando volvamos.

Ladran Sancho, señal que cabalgamos.

Comments

comments