​Junto a su familia, amigos, vecinos, las organizaciones que conformamos la ROCVI (Red de Organizaciones Contra la Violencia Institucional) en la villa 21-24 y La Poderosa, nos hicimos presentes una vez más para exigir justicia por Cristhian “Paragüita” Toledo, asesinado por un efectivo de la Policía de la Ciudad en julio de este año.
La defensa del asesino Adrián Gustavo Otero, apeló la ampliación que logramos en la causa por tentativa de homicidio a sus dos amigos, Dani y Carlitos, que viajaban con “Paragüita” esa madrugada, y que afortunadamente sobrevivieron, aún con el dolor de ver morir a su compañero frente a ellos.
La abogada que lleva adelante la causa, nuestra compañera Micaela Corzo, hermana de Rodrigo Corzo -asesinado en junio de 2003 por el Comando de Patrullas de Hurlingham- y militante de CORREPI, sintetizó: “Lo que hicimos en este tiempo fue interponer un escrito para pedir la ampliación de la imputación con respecto a la actitud de Otero con respecto a Carlitos. El juez de primera instancia entendió que realmente Otero lo que quiso hacer  fue matar a los tres chicos; que el único cometido que pudo hacer es matar solo  a Paragüita, pero la intención era matar a los tres. Se basó en las pruebas que están realizadas, en las pruebas incluso que pidió la defensa en la audiencia anterior; pidió que se le hagan las pericias al auto para ver realmente donde estaban los tiros; si realmente había tiros en la parte de atrás. La pericia de Gendarmería fue concluyente: en la parte de atrás donde estaba Caritos había disparos, y los jueces lo entendieron así.”
Como dijimos desde el primer día, Otero con total impunidad, disparó al auto con la intención de matar a los tres. No fue un tiroteo, como refirieron e intentaron aportar como justificación algunos medios: uno solo disparó, y se llevó la vida de “Paragüita”.
Más temprano en la sala, el abogado defensor se presentó con otros tres abogados más y con la esposa de Otero, tratando de conmover a los jueces.  Asimismo, al abogado refirió sentirse “incomodo” en la sala por la presencia de Carlitos y Dani, quienes por cuestiones legales deben estar en la sala durante la audiencia. Pero no se siente “incómodo” de defender al asesino de un pibe.
Micaela, a raíz de esto, comentó que el presidente de la sala dijo: “¿Vino gente con ustedes, no? ¿Hay gente? avísenles que hoy no resolvemos, avísenles que resolvemos dentro de 5 días.” Y agregó: ”Los jueces saben que los chicos no están solos, que Paragüita no está solo, que hay todo un barrio atrás de ellos, que estamos todos juntos en esta lucha y eso es lo importante. Ellos quisieron hacer un poco de presión y no pudieron.”
La cámara tiene cinco días para resolver, pero se podría suponer que resolverán de la misma forma que en la audiencia anterior: la verdad que ganamos con la lucha organizada, con la familia, los vecinos, y sus amigos, en la calle. La que todos y todas sabemos: la intención de Otero fue matar a los tres pibes.
Basta de Gatillo Fácil
Basta de Represión
Los pibes no son peligrosos, están en peligro.

Comments

comments