Familiares y vecinxs salieron a las calles al pedido de justicia, pero desde el estado respondieron con más represión: cortes de luz adrede, balas de goma y palazos para amedentrar a lxs testigos. Ante lo ocurrido, entrevistamos a Elia Fernandez y Canela Leonard, integrantes de H.I.J.O.S. Salta.

-¿Qué ocurrió la noche del 3?
-El miércoles, pasadas las 22, dos efectivos de la policía de Salta circulaban en motocicleta por el barrio Solidaridad. Según testimonios de vecinos y amigos que presenciaron los hechos, Nahuel fue asesinado por la espalda por la policía tras intentar salir corriendo.

-¿Quiénes son los policías implicados?
-El sargento Emilio Gastón Aguilera Alanis y el cabo Juan Carlos Cardozo. Los dos circulaban por el barrio en una sola moto negra no oficial, de 110 cc. No estaban en servicio, pero sí tenían el uniforme de la Policía de Salta. Usaron una 9 mm para asesinar por la espalda a Nahuel, según sostuvo el fiscal a cargo de la investigación, Rodrigo Gonzalez Miralpeix, de la Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas.
Cardozo y Aguilera están detenidos como responsables de homicidio calificado “por ser consumado con alevosía, por ser cometido por abuso de la función y con la calificante del uso del arma de fuego”, sostuvo el fiscal.

 

-¿Qué más expresó Miralpeix sobre el hecho?
-El fiscal aseguró que el homicidio de Nahuel Salvatierra es responsabilidad de los dos policías detenidos. Agregó que la situación bajo ningún punto de vista ameritaba el uso de un arma letal. Por otro lado, explicó que si bien el disparo fue realizado por una sola persona, los dos uniformados presentes son responsables del hecho.
Miralpeix relató ante la prensa y aseguró que los dos policías se presentaron en el barrio, al parecer, para disuadir un presunto enfrentamiento que había en la zona. Contó que uno de los policías se bajó de la moto en la que andaban, que era particular, el otro quedó abordo. En un momento determinado, según cuenta, entiende que el que estaba a bordo, de apellido Cardozo, sacó el arma reglamentaria, la accionó y le pegó en la parte occipital. Nahuel cayó al suelo y falleció a las pocas horas. Tanto Aguilera como Cardozo son responsables por la muerte del joven. Por último, el fiscal reveló que los dos uniformados no dieron aviso de la situación.

-¿Qué acciones están llevando a cabo los familiares, amigos y vecinos?
-Posterior a los hechos ocurridos en Solidaridad, se realizaron marchas convocadas por los jóvenes del barrio y por los familiares de Nahuel. Desde el jueves en la zona céntrica de la ciudad y también en el barrio. Pero la noche del domingo 7, cuando los tres grupos de jóvenes se aprestaban para una ceremonia recordatoria de Nahuel Salvatierra, la represión policial se abatió sobre el barrio. Uno de los lugares que recibió balas particularmente fue la esquina de la casa donde viven los dos testigos del homicidio de Nahuel Salvatierra.
Nos contaron los testigos de la represión del domingo, que la policía estaba desenfrenada. Primero el barrio quedó a oscuras y luego llegó la policía; una especie de apagón intencional. Las balas de goma hirieron a varias personas, mataron a un perro, rompieron vidrios de ventanas, y provocaron el terror en los vecinos. Hasta un niño de cuatro años fue apuntado con un arma.

-Después de la represión del domingo, ¿cuál fue la respuesta en el barrio?
-El lunes, a pesar de la lluvia, una multitud se congregó para acompañar a la familia y los vecinos de Solidaridad, que marcharon desde el mismo barrio hasta las intersecciones de la avenida Tavella y Camino a la Isla, como una forma de visibilizar lo sucedido, pidiendo justicia por Nahuel y parar con la criminalización de la juventud y la pobreza.
Allí, Roberto Salvatierra, padre de Nahuel, habló y agradeció la presencia de tanta gente y afirmó que no van a descansar hasta que este caso de gatillo fácil tenga justicia. Por el momento, no se registran detenidos durante las movilizaciones.

Desde CORREPI apuntamos a que nunca más quede un caso de gatillo fácil en el anonimato. Aportamos a la difusión de este caso, también para demostrar que la mejor manera para enfrentar la represión es con la organización de los barrios, haciéndole frente a la impunidad, reclamando y exigiendo justicia por nuestros pibes.

¡Justicia por Nahuel!
¡Basta de gatillo fácil!
¡Basta de perseguir a lxs que luchan!