Por quinto año consecutivo, participamos del Encuentro Anual de la Red Nacional de Medios Alternativos. Esto no es fruto de la casualidad, los medios alternativos de comunicación cumplen un papel importantísimo en la lucha antirrepresiva.
En primer lugar, porque son una fuente de primera mano a la hora de denunciar el accionar del aparato represivo del estado en todo el país. Y al hacerlo, nos permiten erosionar los discursos de los medios hegemónicos de comunicación. En segundo lugar, porque surgen de la necesidad concreta de visibilizar las luchas del pueblo. Gracias al trabajo de lxs comunicadorxs populares y alternativos, muchas protestas logran ser registradas y miles de testimonios son recuperados.
El Encuentro, además, nos brindó la oportunidad de conversar con periodistxs, radialistxs y fotografxs de medios de todo el país, en cada unx de lxs cuales encontramos palabras de aliento. Estos vínculos se tornan cruciales en nuestro proceso de nacionalización, con las regionales lanzadas en las ciudades de Córdoba, Mendoza y Mar del Plata, como respuesta a la cruda necesidad de denunciar el amplio abanico de muertes ocasionadas por el estado y la represión de la protesta social.
Resulta claro que, para muchxs comunicadorxs de distintas provincias, el contexto de ajuste y represión requiere aunar fuerzas y repensar prácticas a la hora de intervenir en las calles y en las rutas. En el conversatorio sobre Coberturas Callejeras pensamos de conjunto las estrategias para garantizar un canal de contrainformación en las protestas sociales, cuidando a lxs compañerxs que se abocan a esta tarea tan imprescindible. El saldo de los intercambios en esa jornada fue la certeza de que hay que organizarse y no salir a cubrir en soledad.
Otra de las actividades a las que asistimos fue el panel Resistencias en Territorio, en el que hablaron representantes de la lucha contra la megaminería en Catamarca y La Rioja, por un lado; y miembros de comunidades originarias de Santiago del Estero y Catamarca que luchan contra los desalojos y el avance de la soja, por el otro. Lo importante de esta jornada fue que los diversos expositores pronunciaron una palabra en común: resistencia. La resistencia frente al avance del aparato represivo, para sostener la lucha por la tierra. También, para visibilizar cómo el estado, utilizando un amplio abanico de herramientas jurídicas, persigue a lxs luchadorxs sociales.
Si bien es cierto que hay conciencia de que la represión no es nueva, todxs coincidieron en que se observa un recrudecimiento de la represión en los últimos tres años. Y esto, tiene su correlato en los medios: las grandes empresas periodísticas buscan imponer, día tras día, la idea de que las comunidades que reclaman por sus derechos son un enemigo interno.
Otra de las cosas que apuntamos, fue la necesidad que tenemos de comprender la cultura de los pueblos originarios. Hay una identidad que está fuertemente asociada con la tierra. Hay mujeres y una multiplicidad de géneros que luchan, todos los días, contra todas las prácticas del estado que buscan desarmar esta identidad originaria. La radio, en este sentido, se transforma en una herramienta que permite denunciar estos atropellos; además de hacer un aporte valiosísimo difundiendo estas culturas.
Las cuestiones de género constituyeron otro eje fundamental que atravesó esta edición del Encuentro, a tono con las luchas dadas en el último tiempo por el movimiento transfeminista y con los procesos despatriarcalizantes que transitamos las organizaciones sociales y populares.
Muchas son las conclusiones que sacamos de estas jornadas de intercambios y aprendizajes con lxs compañerxs de la Red de Medios Alternativos. Entre ellas, que en el contexto actual el entramado de medios es de vital importancia de los medios alternativos, comunitarios y populares para denunciar el aparato represivo del estado y su política de hambre, despojo y desocupación. Por eso, hoy más que nunca:
FRENTE AL AJUSTE: ¡UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

Comments

comments