Queremos que se despenalice y legalice el aborto. Que sea ésa la resolución del postergado debate -es la séptima vez que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (web de la campaña: www.abortolegal.com.ar) presenta el proyecto al Congreso-. Es urgente que se apruebe la despenalización y legalización porque, mientras tanto, mientras no se resuelve, aunque la ley lo prohíba, se hacen abortos todos los días, en todos los barrios.
Seguí el debate en Twitter en: #AbortoLegalYA
En algunos casos, sin (o con poco) riesgo: las condiciones socio-económicas favorables permiten interrumpir el embarazo de un modo más cuidado y discreto. En otros, los abortos son en ambientes colmados de maltratos, bajo condiciones sumamente insalubres, con peligro (nada irrisorio) de muerte. Allí arriesgan sus cuerpos en un negocio siniestro y clandestino quienes tienen menos plata.
Una vez más, la clase baja es condenada. Son nadies las que, oprimidas, abultan el índice de feminización de la pobreza. Y son nadies gestantes las que mueren. Desde la vuelta de la democracia, han muerto más 3000 mujeres como consecuencia de abortos inseguros. Entretanto el estado, “garante de nuestros derechos”; el estado capitalista y patriarcal, que perpetúa atrocidades y desigualdades que no nos cansamos de denunciar, decide decidir sobre los cuerpos gestantes, disciplinarlos y coartar su autonomía y libertad para arbitrar sobre sí mismos.
La prohibición del aborto y la falta de acceso a procedimientos seguros, de calidad y gratuitos, es también una violación a los derechos humanos por parte del estado que debe encargarse de la salud pública. Sobre este eje se yergue el reclamo, como parte de un proyecto integral cuya primera instancia es el cumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral en todo el sistema educativo para difundir una educación sexual consciente y responsable que implique la libertad de decisión.
Ni muertas, ni presas.  
Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal seguro y gratuito para no morir.
 CORREPI

Comments

comments