El día 12 de junio, la policía bonaerense de María Eugenia Vidal se hizo presente en el Colegio Nacional de San Isidro con la intención de interrumpir la medida de fuerza impulsada por estudiantes, que en el marco de la lucha por la despenalización y legalización del aborto, intentaron tomar el colegio. Una medida totalmente legítima y votada en asamblea por los y las estudiantes en el turno mañana, en la que se incluían otras reivindicaciones como la educación sexual integral y la gratuidad de anticonceptivos. A pesar de las trabas que directivos y docentes promovieron (como el corte de suministro de agua o la censura de la asamblea en el turno tarde) para impedir la medida, los estudiantes sostuvieron la decisión de llevar a cabo la toma para permanecer en vigilia durante la noche. Con gran cantidad de oficiales armados con escopetas, ingresaron a los golpes al establecimiento y desalojaron la toma. Sabemos, lamentablemente, que el ingreso de la policía en un colegio esta amparado por la legislación vigente y puesto en práctica en los últimos años frente a la movilización del estudiantado y es un hecho que repudiamos totalmente. El gobierno de Cambiemos, como los anteriores, han intentado criminalizar a los y las estudiantes promoviendo un protocolo anti-tomas, el cual fue rechazado por la justicia, por ser una violación a los derechos del niño. También los medios hegemónicos en los días previos generaron el clima para desprestigiar las tomas y preparar el terreno para el accionar represivo. Es nuestro deber denunciar la avanzada represiva emprendida por el gobierno nacional y sus representaciones locales, como en este caso la gobernación de María Eugenia Vidal, y en San Isidro, Gustavo Posse, quienes en complicidad con las autoridades de la institución, avalaron lo sucedido en el Colegio Nacional San Isidro. Desde Correpi sostenemos que LAS TOMAS DE COLEGIOS NO SON UN DELITO y defendemos el derecho a la expresión y todas las medidas de lucha que los organismos de base, en este caso, los centros de estudiantes, emprenden en pos de la defensa y debate por los derechos fundamentales dentro de la sociedad. Recordamos además, que este colegio tiene una larga tradición de lucha por la educación pública, desde las marchas contra la Ley Federal de Educación hasta las reivindicaciones más elementales como el salario digno y condiciones básicas para el dictado de clases: se trata de un colegio secundario que fue formador de conciencias libres y que cuenta con al menos 16 desaparecidos comprobados durante la última dictadura militar. ¡FUERA LA POLICÍA DE NUESTROS COLEGIOS! BASTA DE CRIMINALIZAR A LOS Y LAS ESTUDIANTES BASTA DE CRIMINALIZAR LA PROTESTA SOCIAL BASTA DE REPRESIÓN CORREPI – Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional

Comments

comments