El 31 de Agosto del 2014 salió en moto con su primo. Rumbo a Pilar por la ruta 25, el sargento de la policía bonaerense Félix Espíndola decidió ponerle un punto final a su vida con un balazo en la cabeza.

Amaba jugar a la pelota, hincha de boca a morir“, así recuerda la compañera Ernestina a su hijo, a quien preparaba rutinaria y amorosamente sanguches de pollo, porque volvía del trabajo siempre con hambre. Para ella, él era más que un hijo, un amigo, el protector de sus hermanos.
Javier vivía en el barrio El Jardín, de Moreno, y trabajaba en el country San Diego con su tío materno, como ayudante de albañil.

Lo que Espíndola supo en ese momento, y a esta altura sabemos todxs, es que su disparo no era en defensa, que a pesar del intento de robo su vida no corría peligro alguno, pues tuvo tiempo de resguardarse lejos, tras un árbol y ejecutarlo. Lo que también sabía, es que las tenía todas a favor para salir impune con el homicidio.

La investigación de la Fiscalía de Moreno, fundándose en cuestiones técnicas, se ciñó siempre sobre el intento de robo y nunca sobre la muerte de Javier, tomando como verdad absoluta la versión de la policía.

Este caso puso, una vez más, en evidencia las características propias de lo que hoy se demonina “doctrina Chocobar”, que con otros nombres, otros uniformes, y en otros puntos del país, descarga la represión sobre nuestrxs pibxs.

Hoy, a cuatro años de su fusilamiento, pese a que aún no obtuvimos justicia, seguimos sosteniendo la lucha, no sólo por las condenas a los asesinos de Javier y de todxs pibxs que son asesinadxs cada 23 hs, sino por la conciencia, para visibilizar y comprender el conjunto de mecanismos que abarca la política represiva, y para dejar de preguntarnos qué estaban haciendo o qué estaban vistiendo las víctimas de la represión.

Seguimos afirmando desde nuestro lugar, desde las calles, desde abajo y todxs juntxs, que el único camino para hacerle frente a la represión del estado es la unidad, organización y lucha.

¡Basta de gatillo fácil!
Javier Zambrana, presente.

Comments

comments