El 12 de enero de 2018, el gobierno de Rodriguez Larreta despidió a 10 trabajadoras sociales que trabajaban en la Secretaría de Integración Social y Urbana (SISU) a cargo de Diego Fernández y encargada del proyecto de urbanización de la Villa 31. El martes 13 de marzo, a causa de las diferentes medidas de lucha tomadas por lxs trabajadorxs sociales por la reincorporación de las compañeras, avanzaron con 46 despidos más.

Esta ola de despidos no tiene otro objetivo que el disciplinamiento de lxs trabajadorxs sociales y el vaciamiento de cualquier espacio que funcione como una iniciativa de abordaje social en el barrio. Las constantes amenazas y hostigamientos antes y luego de comunicar los despidos, son una clara persecusión política de opositorxs que trabajen junto a lxs vecinxs del barrio, escuchándolxs y atendiendo a sus problemas. Como bien denuncian lxs compañerxs trabajadorxs sociales, el objetivo es que lxs trabajadorxs funcionen como disciplinadxs ejecutorxs del plan de desalojo y demolición de viviendas para dar paso a una autopista.

El gobierno de Cambiemos sigue avanzando en sus políticas de vaciamiento, castigo y represión de los sectores más vulnerados y sus espacios de organización. Cualquier voz y acción disidente es acallada mediante la persecusión política, hostigamiento y despidos. Denunciamos estas medidas en contra del pueblo trabajador y los sectores populares y marginados que son los que siempre pierden. Detrás de cada vecinx y de cada trabajadorx hay una historia de injusticias que el gobierno pretende silenciar con represión. Nuestra respuesta seguirá siendo la unidad de lxs trabajadorxs y la lucha y organización en las calles.

Comments

comments