“Soy María Luisa Sosa, mamá de Gian Carlos Gómez. Hoy se cumplen dos años del asesinato de mi hijo.

El 8 de marzo de 2016, la oficial María Laura Pérez, en ese momento de la comisaría nº 27, le disparó con su arma reglamentaria a mi hijo en la cabeza. Esto ocurrió en Aráoz al 300, en el barrio porteño de Villa Crespo. Al día siguiente, Gian falleció en el Hospital Durán.

Casco que Gian Carlos llevaba puesto cuando fue fusilado.

Este casco es la prueba más contundente que tengo. Y a la vez, representa un profundo dolor para mi. Porque es la muestra perfecta que la policía fue directamente a matarlo. Su pulso fue exacto para arrancarle la vida a Gian para siempre.

La causa fue tomada por el juzgado de instrucción nº 23 a cargo de Roberto Oscar Ponce. Pero lamentablemente quedó en la nada, jamás fui notificada y la agente Pérez quedó impune; libre de culpa y cargo, y suelta para volver a matar.

Mi hijo tenía 16 años. Trabajaba durante el día y cursaba el secundario en el turno noche en el Colegio Patricias Argentinas. Él, como tantos pibes que nos arrebata la policia, tenía sueños. Era alegre, callado, pero siempre positivo. Era amante de los animales y era muy compinche con su hermano. Su único objetivo era ayudarme a salir adelante. La oficial Pérez me lo quitó, decidió matarlo sin importarle nada. No vio que había una vida.

Escribí estas pocas palabras para que se conozca qué pasó con mi hijo, porque no es un caso más. Porque pudo haber sido tu hijo, tu hermano. No pienso bajar los brazos, sigo luchando por él y por todos los pibes que mata la policía, y para que no siga pasando. Exijo justicia”.

Comments

comments