En el marco de un conflicto vecinal, y tras un llamado a la policía, a Gonza se lo llevaron alrededor de las 4:30 de la madrugada. Verónica, su compañera, quiso verlo a las 6 de la mañana, pero la policía le dijo que hasta el lunes no iba tener noticias de su detención. Esa misma tarde, su familia se acercó a la comisaría para llevarle comida y abrigo y los uniformados le comunicaron que Gonzalo se había “ahorcado” en la celda con su propia remera. Pero no quedaron convencidos con ese relato.

En la morgue, Julio, el papá de Gonza, vio marcas en el cuerpo de su hijo, producto de una golpiza que no presentaba al momento de la detención. Su familia, amigxs y vecinxs estamos seguros de que a Gonzalo lo torturó y mató la policía.

Gonza tenía 22 años y era padre de dos nenas. Todas las mañanas salía a trabajar, estaba construyendo una casa junto a su compañera Vero, que afirma que no tenía motivos para suicidarse. Hace cinco meses que el pedido de justicia no cesa. Cada 18 seguimos saliendo a las calles, a pesar de que, luego de haber convocado a dos marchas hasta la comisaría 3ra de San José, hemos recibido amenazas por parte de la policía para que no nos movilicemos más. Pero seguiremos exigiendo castigo a los responsables.

Este domingo 26 vamos a recordar a Gonza en una jornada de visibilización de la represión en los barrios, la que enfrentamos con el arte, el compañerismo y la lucha.

Contacto de Prensa: Martina 11 6878-6417

Link del evento: https://www.facebook.com/events/197058267532569/