El 18 de marzo de 2017, Ramón Oviedo entró en la casa de una pareja de personas mayores. Ramón estaba alterado y delirando, demostrando que necesitaba ayuda de un médico, pero quienes lo recibieron, llamaron a la policía. Ellos vinieron y se lo llevaron a los golpes.

Los policías de la comisaría de Boulogne viendo el estado de Ramon, que demostraba claros signos de necesitar asistencia médica,  lo golpearon. Cuando los médicos llegaron a la comisaría, Ramón ya estaba muerto en la caja de la camioneta de la policía. No podemos dejar de mencionar que Ramón fue velado y enterrado con las esposas puestas.

Ramón Oviedo ese mismo día cumplía 31 años. Era padre, hincha y socio de Central Ballester, y trabajaba en un camión de reparto. “Ramón vivía para su familia”, es la frase que se repite entre lxs que lo conocían. Era una persona llena de vida y sueños que fueron arrebatados cuando fue detenido y golpeado por los policías de Boulogne.

¿Por qué lo llevaron golpeado en la caja de la camioneta a la comisaría y no lo llevaron directamente al hospital?. Como decimos siempre, la policía no está para cuidarnos, no existe nada más inseguro que la custodia policial. Ellos no son la policía de lxs trabajadorxs. Son los perros guardianes de los patrones, de los poderosos. Son los que buscan sostener este sistema que profundiza el hambre, la miseria y la explotación.

Desde la vuelta a la democracia fueron asesinadas más de 5500 personas por las fuerzas de seguridad del estado y el 40% de esas muertes pertenecen a personas que estaban detenidas.

Pero Ramón vive en la fuerza de su madre Juana y su familia, que transformaron su tristeza en lucha. Y en sus amigos, que no dejaron que en el barrio se olviden de su nombre. La pared de su barrio tiene el rostro de Ramón y los colores de su querido Central Ballester.

El miércoles 21 de marzo a las 10 horas vamos a ir a la puerta de la fiscalía de Boulogne (Av. A. Rolón 1030) para seguir exigiendo justicia.

Y el domingo a las 25 a las 17 horas nos juntamos en Emilio Mitre y Fernández (José León Suárez) para recordar a Ramón y hacer una jornada de visibilización y denuncia de la represión en los barrios.

¡RAMÓN OVIEDO PRESENTE!

 

Comments

comments