Y si te cito la frase “es peligroso porque no quiere a la policía”, ¿quién crees que la dijo? Porque, según ellos, “se juntaba con delincuentes”, entonces se lo merecía. Al parecer, los jóvenes pobres como era Marcelo son peligrosos, ¿no? No vaya a ser que se les ocurra juntarse y que el muchos se les haga fuerza.

Lo que te contaba fueron las palabras de su asesino y la defensa que lo quiso sacar impune, cuatro años después de su muerte. Marcelo Bogado tenía 20 años, un 26 de mayo de 2004, cuando lo golpearon, pusieron boca abajo y con un solo balazo le arrancaron la vida en Villa Tesei, Hurlingham.

Parece un chiste de mal gusto, pero el policía bonaerense José Luis Díaz se defendió diciendo que se le disparó el arma “porque él levantó la nuca”. Y así de increíble cómo suena, los jueces “le creyeron”, y así sin más lo declararon como un disparo “sin intención”; como quien no quiere la cosa, como si no supieran que una 9mm no se dispara sola, y tiene seguro antes de abrir fuego.

Se dijo “tres años de prisión”, pero se lee injusticia. Porque esos tres los pasó en su casa, con prisión preventiva. Hoy hace 13 años que Marcelo no está en su casa, y su asesino está en la suya.

¡Basta de gatillo fácil!

Marcelo Bogado PRESENTE

Comments

comments

COMPARTIR
Artículo anterior30 años de la Masacre de Budge
Artículo siguienteNI UNA MENOS