Hoy es 18 de septiembre y la memoria nos duele, pero también nos despierta.
Hace doce años, poco antes de dictar la condena al genocida Miguel Etchecolatz, Jorge Julio López, uno de los testigos principales en esa causa, fue secuestrado por segunda vez. Aún desconocemos su paradero.

Para nosotrxs, Jorge Julio López es un ejemplo de valentía, compromiso y militancia. De profesión albañil, en los 70 militaba en la Juventud Peronista. Era conocido en La Plata en aquellos años por organizar torneos para lxs más chicxs. Fue secuestrado por primera vez en octubre de 1976 por un grupo de tareas liderado por Miguel Etchecolatz, en ese entonces jefe de la División de Investigaciones de la Policía Bonaerense. Tras pasar por el Pozo de Arana y distintas unidades penitenciarias, fue liberado en junio de 1979.

Treinta años después, su testimonio fue de vital importancia para desentrañar el llamado “Circuito Camps”. No solo relató el horror del cautiverio y el accionar del estado genocida: su declaración ante la CONADEP permitió comprender el funcionamiento de los 21 centros clandestinos de detención ubicados en la Provincia de Buenos Aires y que los restos de muchxs compañerxs desaparecidxs, pudieran ser hallados.

Hoy es 18 de septiembre y la memoria nos duele, pero también nos despierta. Hace poco se cumplieron 42 años de la Noche de los Lápices; represión perpretada por el genocida Miguel Etchecolatz. Y no fue hace mucho que, gracias al repudio de organizaciones políticas y sociales, se logró echar por tierra el intento de otorgarles el beneficio del 2×1 a estos genocidas. Y solo fue hace algunos días que denunciamos el secuestro y tortura de una docente en Moreno. Por eso, no nos resulta extraño que, en el país de la Doctrina Chocobar, Etchecolatz haya tenido el descaro de pedirle a la gobernadora Vidal ser reincorporado a la Policía Bonaerense

No podemos relajarnos ni bajar los brazos. Nosotros no olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos. Como desde hace doce años vamos a estar en las calles exigiendo su aparición con vida ya, por que el estado es responsable.

Ayer, como hoy, frente al Ajuste y la Represión:
¡UNIDAD, ORGANIZACIÓN y LUCHA!

 

Comments

comments