En la noche del lunes 3, hace apenas unas horas atrás, hubo un intento de saqueo a un supermercado en Presidencia Roque Sáenz Peña, provincia de Chaco. La policía, por orden de su gobernador, respondió reprimiendo. Ismael Ramírez, de tan solo 13 años, falleció a las 22.30 hs. Otro niño, de 14, fue herido en un ojo.

Todo esto ocurría el mismo día, en el que el presidente Macri afirmaba que la pobreza iba a aumentar, que las cosas no habían salido como esperaban. En el mismo día en que, horas más tarde, la diputada Carrió declaraba: “Yo me divierto porque las crisis me generan adrenalina”. Las consecuencias de estas palabras, no se hicieron esperar, para el gobierno de la Doctrina Chocobar.

Los tiempos se acortan. Las consecuencias de esta crisis planificada, se multiplican en las barriadas de todo el país. Los sectores populares son duramente golpeados por el accionar criminal de un gobierno, que busca imponer a sangre y fuego un modelo económico que condena a millones a la pobreza. Acaban de asesinar a un niño de 13 años en Chaco. Su “delito” fue tener hambre. Salgamos a la calle a frenar este ajuste.

Contra el ajuste y la represión:
¡Unidad, Organización y Lucha!

Comments

comments