Esta madrugada, en Mar del Plata, manos no tan anónimas destruyeron los vidrios del frente del Séptimo Fuego, centro cultural donde 24 horas antes se realizaba, con gran repercusión local, el lanzamiento de CORREPI en esa ciudad.
El ataque se produjo a un año exactamente de las amenazas y similar vandalismo que padeció la referente del espacio, Viviana Ruiz, por denunciar el vaciamiento cultural producto de la gestión de la Secretaria de Cultura municipal, Silvana Rojas. Su simultaneidad con la actividad antirrepresiva de la noche anterior tampoco es una casualidad.
Este nuevo atentado, por el que responsabilizamos al gobierno municipal, directo ejecutor de la política de ajuste y represión del gobierno nacional, confirma la necesidad de fortalecer la lucha organizada en unidad de acción.
Llamamos a rodear de solidaridad a los compañerxs del Séptimo Fuego, por la defensa de la cultura popular y contra la represión.

Comments

comments